Lo bueno y lo malo

Hacer el Camino de Santiago con tu perro es una experiencia que no os va a dejar indiferentes ni a ti ni a tu mascota. Seguro que ninguno de los dos volverá siendo el mismo que empezó.

Si  hacer el Camino de Santiago es ya una experiencia especial que la gente vive intensa y místicamente, compartirlo con tu perro os aportará una serie de valores que os harán crecer tanto individualmente como en el equipo perro-compañero.

Desde caminoconmiperro no te vamos a engañar, hacer el Camino de Santiago es duro, y hacerlo con tu perro mucho más. Pero son a nuestro entender, todas esas dificultades añadidas que iréis encontrando y superando, las que os harán crecer y a la vez disfrutar más intensamente de las cosas que en realidad importan.

Si has navegado por este website, te habrás hecho ya una idea de los serios condicionantes que deberás tener en cuenta y que asumir para hacer el Camino de Santiago con perro. Entre muchos otras cuestiones, cabe destacar la incomprensión de mucha gente que os iréis encontrando, los kilos extras en la mochila, los impedimentos para alojaros, las dificultades para desplazarse al punto de inicio y final del Camino, y como no,  la preocupación constante porque tu perro esté bien y no le falte de nada.

Si una vez sopesado todos los inconvenientes sigues con la idea de hacer el Camino de Santiago con tu perro, en caminoconmiperro  te animamos a ello con todas nuestras fuerzas e intentaremos ayudarte en todo lo que esté en nuestra mano.

Todo lo malo lleva algo bueno, en y por qué con mi perro te exponemos nuestro modo de entender las cosas y  lo que hay siempre de positivo en lo que aparentemente sólo supone obstáculos e impedimentos.

 

comments powered by Disqus