Que aprenda a andar con zapatillas

El humor y la paciencia son las herramientas necesarias para enseñar a tu perro a andar con zapatos. Puedes echar un vistazo a este video de nuestro amigo "Barkley" para hacerte una idea de lo que vais a experimentar en la “primera puesta”.

Tómatelo con mucha filosofía!

Además te damos los siguientes consejos para facilitar lo máximo posible el proceso y lo más importante, que llevar zapatos no pase a convertirse en algo traumático o desagradable para tu perro. Todo lo contrario, tu objetivo debe ser que asocie el ponerse sus botitas con diversión y alegría. Veamos cómo…

Pónselas justo antes de salir a pasear

Por una parte debes tener en cuenta que el suelo de las casas (parqué, tarima, cerámica, etc…) es mucho más resbaladizo que el de la calle, por lo que salvo que tu intención sea enseñarle a patinar, si le pones sus zapatos las primeras veces para caminar por casa, le va a resultar mucho más difícil adherirse al suelo y la situación dejará de hacerle gracia a tu perro que se sentirá un poco frustrado, cosa que queremos evitar a toda costa.

Además está la cuestión asociativa. Siempre hay un sonido, un gesto, una expresión que le decimos o cualquier detalle con el que nuestro perro se pone loco de contento porque entiende que lo próximo que va a suceder es salir a la calle a pasear. Este estado de euforia es el que hay que aprovechar para ponerle sus zapatos. De esta manera lo asociará también como algo positivo, y además si le cogemos en este momento de alegría, tal vez ni se entere de lo que lleva puesto hasta pasado un rato.

Empieza por las dos patas delanteras

Como todo proceso de habituación, mejor poco a poco. Empieza poniéndole sólo los zapatos delanteros, dejándole las patas traseras libres que son las que usa para traccionar, saltar y correr y así se vaya acostumbrando y no se sienta tan extraño al desenvolverse.

Prueba inicialmente a pasear con él atado, para que se vaya habituando y puedas controlarlo ya que lo primero que va a hacer es intentar quitarse esas cosas extrañas que le has puesto y que no le dejan caminar con normalidad.

Enseñar a llevar zapatos a mi perroUna vez parezca que se va olvidando de que lleva zapatos, prueba a soltarle en su parque o lugar de juego de siempre, junto con otros perros si es posible. De ese modo su instinto de perseguir rastros, jugar, etc. predominará sobre lo molesto de sus patas y poco a poco irá acostumbrándose a desenvolverse con naturalidad. Trata de no perderle de vista porque en cualquier momento aparece tan contento con una o dos botas menos y a ver quién es el listo que las encuentra!

Continúa varios días sacando a tu mascota sólo con las botitas delanteras hasta que veas que ni se acuerda de que las lleva puestas. Ten paciencia… ese día llega!

Una vez hemos superado esta primera fase, toca habituarse a llevar sólo las traseras. El camino será más fácil porque aunque ellos usan las patitas de atrás para todo, ya no le resultarán un artículo tan extraño y tendrá medio asumido de qué va la cosa.

Vuelve a repetir el proceso, y cuando veas que se ha adaptado, toca repetirlo una vez más esta vez con las cuatro botitas a la vez. En este punto la adaptación es pan comido!

Te mostramos este video explicativo de una casa comercial donde se muestra bastante bien cómo poner las botas:

No te rías de él ni te comportes de forma extraña

En el debate de si los perros sienten vergüenza, hay respuestas de todo tipo y fundamentos. Lo que es innegable, es que todo perro vive en constante atención por su amo, e intentando interpretar (a su manera) cómo éste se comporta.

Si en cuanto le colocamos en sus patitas estos extraños artículos llamados zapatos empezamos a reírnos o a comportarnos de un modo diferente al habitual, ellos van a interpretar que está pasando algo raro alejándose de la normalización que es lo que realmente pretendemos conseguir.

Lo mejor, ponerle sus zapatillas y reaccionar como si nada pasara, ni para bien, ni para mal. Comportarnos con la normalidad de siempre antes de bajar a pasear... Aunque le estés mirando por el rabillo del ojo y partiéndote de risa por dentro… Disimula!

No te rindas!

Las primeras veces ni si quiera sabrás como ponerle las botitas a tu perro, se las va a querer quitar cada dos por tres, otras veces se le saldrán solas, la gente te preguntará constantemente por qué las lleva puestas…

Sólo podemos decirte que no te rindas!

El problema del quinto dedo

Quinto dedo en zapatillas para perrosLamentablemente en muchos de los casos, la zona de apriete de las botitas coincide el quinto dedo o espolón. Esto da a lugar a que si ponemos durante muchas horas las botitas sin proteger la zona, se le puede hacer una pequeña úlcera o rozadura al clavarse la uña en la patita. Tanto será así que en los perros criados para mushing de largas distancias se les extrae el espolón poco después de nacer.

Sin ser tan drásticos, una medida es ir al veterinario y pedirle que le corte esas uña lo máximo posible explicándole la razón. Para las pocas horas que va a llevar tu perro los botines en el periodo de adaptación, no hace falta tomar ninguna medida más.

Echa un vistazo el siguiente artículo sobre el problema del quinto dedo para prevenir este inconveniente.

 

comments powered by Disqus