Cuidar las almohadillas durante la actividad

Es interesante que hayas leído previamente nuestro artículo con diversos consejos para preparar con antelación las almohadillas de tu perro y así poder afrontar  vuestra aventura con sus patitas bien a punto.

Hidratación

Llegados a la actividad, lo más importante es mantener bien hidratadas las almohadillas, lleve calzado o no. Incluye en tu rutina de cada jornada la aplicación de crema cuando ya está acostado para que pase toda la noche con las almohadillas hidratadas y si quieres también por la mañana antes de empezar a caminar.

Respecto a qué producto aplicar, hay cremas muy buenas en el mercado y específicas para este uso como CANI SPORT, DOG SALVE o MEMFORSAN, pero también puede ser suficiente con aplicarle una crema de manos de persona que son más económicas, el envase es pequeño y pesa poco, y además de que hidratan muy bien, son fáciles de encontrar en cualquier tienda a vuestro paso por pequeño que sea el pueblo. Además la crema de manos la podéis compartir como buenos compañeros, ya que a ti te puede servir como after sun, hidratarte los pies antes de caminar para evitar ampollas, y un largo etc.

Aplícale también estos productos en la trufa (nariz) si observas sequedad o agrietamiento. Comentarte que prestes atención porque esta excesiva sequedad en la trufa de tu perrro puede deberse (no siempre) a que no haya bebido el agua suficiente con anterioridad.

Calzado

Tenemos otros artículos para ayudarte a decidir si llevar zapatos para tu perro, a elegir qué tipo de zapatos son los más apropiados, o incluso enseñarle a llevarlos.

Si has decidido llevar calzado para tu mascota, pónselo siempre que vayáis a afrontar tramos pavimentados (asfalto, hormigón, aceras, etc) ya que son los más abrasivos y en general siempre que lo consideres oportuno por otros factores como hielo, nieve, suelo demasiado caliente, etc.

Si hacéis etapas de largas distancias, valora ponerle las botitas en el tramo final de la caminata por mera prevención, ya que las almohadillas se reblandecen y se irritan (se ponen rositas) pasando a ser más proclives a cortes que en condiciones normales. Como valor orientativo, Flauta afrontó un 70% de los 818 kilómetros del Camino de Santiago Francés con sus botitas, y estamos convencidos que sin ellas no lo habría conseguido.

En cuanto lleguéis cada día a vuestro destino quítale sus zapatitos hasta el día siguiente para que se le aireen las almohadillas y se le sequen posibles irritaciones.

Rozadura provocada por el quinto dedo del perro

 

Proteger el quinto dedo

Es posible que al igual que a ti con tus botas, el calzado pueda producirle alguna rozadura en las patitas a tu perro. Especialmente delicado y común es el problema del quinto dedo. Te damos algunos consejos sobre este tema:

  • A diferencia de ti, tu perro tiene la posibilidad de andar sin calzado. Si observas que las rozaduras son excesivas, déjale caminar sin él por lo menos durante unos días para facilitar su curación.
  • Muchas de las cremas de protección para las almohadillas son también cicatrizantes. En caso de que no tengas y las heridas no estén abiertas, también puedes aplicar crema hidratante normal para favorecer la cicatrización.
  • No le aprietes demasiado las botitas. Se trata de que no se le caigan, no de estrangularle las patas.
  • Echa un vistazo a esta imagen para prevenir que se le clave el quinto dedo. Es fácil y rápido de hacer, y sólo necesitas un poco de esparadrapo. Hazlo desde el primer día para evitar llagas.

 

comments powered by Disqus