Llevar agua para el perro

Habrás comprobado la importancia que le damos en caminoconmiperro a la hidratación del perro durante el desarrollo de la caminata. Se trata de un aspecto vital, ya que los perros beben tanta o más agua que nosotros y es un error muy común preparar la mochila considerando únicamente el líquido que vamos a consumir nosotros, dejando al azar la hidratación de nuestro perro, pensando que será suficiente con lo que pueda ir bebiendo de lo que vaya encontrando por el camino... craso error.

En el Camino de Santiago, de modo general, encontraremos un pueblo con su respectiva fuente o bar cada 5 km, que supone más de una hora de caminata según nuestro estado físico, dificultad, etc.

Deberemos de prepara bien cada etapa con antelación antes de lanzarnos a caminar prestando especial atención a la distancia entre poblaciones ya que esta varía y hay zonas donde puede llegar hasta 17 km, siendo prácticamente un suicidio afrontarla sin el agua suficiente. Nuestro consejo es recargar las botellas siempre que podamos, sobre todo si no sabemos con seguridad dónde se ubica el próximo punto de agua.

Perro bebiendo en una acequia

Respecto al tema de permitir a nuestro perro que beba de cualquier sitio que vaya encontrando, puedes permitírselo si se trata de agua en movimiento (arroyos, acequias) y su aspecto es limpio. Tampoco es una cuestión de que se hinche a beber, con dos o tres lametazos que pegue para refrescarse es más que suficiente. No le permitas beber de cunetas o desagües de cultivos porque pueden llevar restos de insecticidas.

Como referencia general (no bebe lo mismo un chiwawa que un mastín) deberás llevar para él la misma cantidad de agua que lleves para ti. Para transportarla te aconsejamos que la lleves en 2 botellas diferentes, una para ti y otra para tu perro. Así cada uno bebe de la suya y podrás tener un mayor control de cuánta toma él ya que no siempre es fácil saber cuándo tiene sed.

Cada vez que te pares a beber tú, ponle un poco de agua de su botella en el bebedero, es mejor echar poca y añadir más si se la termina, que desperdiciarla tirándola porque no quiere más.

Por último hacer una vez más hincapié en la importancia que toma el aspecto de la hidratación en nuestro perro para evitar el golpe de calor en los meses cálidos, y que deberemos de llevar siempre agua en la reserva para poder actuar si este se produce.

comments powered by Disqus