Todos los perros pueden,
pero no del mismo modo

En caminoconmiperro queremos transmitirte una idea ante todo: Todo el mundo puede hacer el Camino de Santiago con su perro. Una vez tengamos claro esto, sólo habrá que adaptar a nuestras posibilidades el camino que queramos y podamos hacer. Lo primero de todo es olvidarnos de las etapas y kilometrajes “oficiales” propuestos por cualquiera de las guías genéricas que existen, ya que se trata de guías planteadas exclusivamente por y para personas. Consulta nuestro listado de alojamientos a lo largo de todo el recorrido del Camino Francés para planificar las etapas a vuestra medida.

El siguiente paso, es hacer un pequeño análisis de cómo estáis preparados físicamente tú y tu perro, para en base a ello determinar cuántos kilómetros diarios seréis capaces de caminar. Este análisis debe ser lo más realista posible. No vale con bajar todos los días al parque de enfrente de casa media hora (por mucho que le veamos jugar y correr con otros perros) y después proponerse caminar 30 kilómetros diarios durante unos cuántos días, porque lo único que conseguiremos es hacer pasar por un calvario a nuestro inocente compañero.

Otra caso bien diferente es que estés habituado a salir de un modo más activo con tu perro, ya sea porque te lo suelas lleves a correr, con la bici, excursiones habituales por montaña o incluso si se trata de un perro que sale frecuentemente a cazar. En este caso tu perro y tú seguramente estéis más en forma y podáis aproximaros más a los ritmos de kilómetros que vienen propuestos en las guías.

También debemos tener muy en cuenta factores como la raza, edad e incluso tamaño del perro. Un ejemplo es nuestra amiga Sabina y su perrita chiwawa Paula de 2kg que consiguieron hacer el Camino completo desde Roncesvalles hasta Santiago con las etapas oficiales sin ningún tipo de problema físico. La receta era fácil, cuando Paula se cansaba, seguía la caminata en brazos y tan ricamente. Con los perros medianos y grandes eso no es posible por lo que la edad, el estado de salud, la capacidad de recuperación, y aspectos como la resistencia al calor o al frío juegan un papel importante a la hora de planificar las etapas.

Comentar también que algunas razas de perros, por sus características, se van a adaptar mejor que otras a las largas caminatas. Por ejemplo los mestizos suelen ser más fuertes y resistentes. Así mismo los perros de caza de tamaño mediano como podencos, pointer, etc. y muchos perros pastores cuyas razas fueron ideadas para caminar largas distancias guiando a los rebaños. En el lado contrario tenemos los de tipo braquicéfalo (con el morro muy chato) tipo Bulldog, Carlino, Boxer, Pequinés, etc. que son especialmente propensos al golpe de calor y no resisten nada bien el ejercicio físico. Incluimos en este grupo algunas razas de exposición, y algunos ejemplares producto de criadores desaprensivos que han deteriorado razas con graves problemas como la displasia de cadera (pastores alemanes, retrieviers, etc).

Finalmente, en caminoconmiperro queremos animarte encarecidamente a hacer el Camino de Santiago con tu perro, sea cuál sea tu vuestro caso. No renuncies a esto, ya que el camino es una experiencia que se lleva dentro y que no depende del número de kilómetros que consigáis caminar cada día, creemos que vale mucho más la pena caminar un poco menos y ver disfrutar a tu incondicional amigo de cada olor, de cada sonido, de cada río y de mil cosas más, que proponerse unas etapas durísimas o lo que es mucho peor, quedarse en casa preguntándose si algún día seremos capaces.

 

comments powered by Disqus